Jamás imaginé llegar a los nueve con la puerta cerrada. A no ser, claro, que cayese en festivo o a consecuencia de una celebración de tal magnitud que medio barrio estuviese en la cama preso de la resaca.

Habrá que posponer los festejos, no queda otra. A lo que me niego, por más cabrona que se presente la realidad, es a no daros las gracias.

GRACIAS por estos NUEVE años a vuestra vera. Nueve años de encuentros al calor de la cultura, de sueños locos, miradas cómplices y olor a barrio.

Gracias, Vallecas, por estos años y los que están por venir. Cuídate mucho, en breve estamos de vuelta.

(El zorro, miércoles primero de abril de 2020).