No soy de nadie -Kutxi Romero (Vinilo)

18,00 

Siempre en febril estado de actividad, la arrolladora creatividad de Kutxi Romero se torna arrullador torrente de musicalidad en No soy de nadie, proyecto personal con el que el carismático cantante de Berriozar, desde su mismo título, proclama su independencia a todos los niveles. Seguir mandando en su hambre. Y así vuelve a demostrarlo, esta vez por medio de electrizantes canciones con las que saciarla, paridas y presentadas de otra manera. De forma cautivadoramente diferente.

ISBN: VNL-001 Categoría:

Descripción

 No soy de nadie fue registrado por Kutxi Romero, Juanito Lorente y José María Marco Pete, guitarristas y fieles escuderos suyos desde 2014, en Estudios Sonido R-5 de Orikain, Navarra, encargándose de la grabación, producción, las mezclas y la masterización Kolibrí Díaz; además, el Maestro aportó guitarras eléctricas y acústicas a lo largo y ancho del disco: algo que también hicieron Alén Ayerdi y Javiertxo Pintor, Dr. Txo, a las percusiones y al bajo eléctrico –respectivamente-, y Pedro Fernández Razkin, a los coros; ¿Más colaboraciones a destacar? La nómina es amplia, quedando perfectamente reforzado el trío por el calor e inmejorable hacer de Luter, a la guitarra acústica en Vengo del Mercado y La sangre llega hasta el cielo; Luis Mari Moreno Pirata, al saxofón en La sangre llega hasta el cielo y Nicotina y alquitrán. Juanjo Ojeta, Txus Maraví, Mai Medina e Iñaki Uoho Antón, haciendo sonar sus guitarras eléctricas en El año del conejoMierda en las tripasDel martillo al agua y No me beses en la boca, y Gabri Gainza, quien puso su violín a disposición de Malnacido. El disco se completa con Corazón equino y Como quien pide tabaco. Todas las canciones fueron compuestas y escritas por Kutxi Romero.

    A lo largo del disco Kutxi despliega un preciosista abanico de canciones sumamente enriquecidas por las exquisitas colaboraciones ya citadas; con las notas tejidas por tan excelso elenco de sastres vistiéndolas con los más adecuados ropajes: conformando bajo la batuta de Kolibrí una mastodóntica obra de alquimia e ingeniería musical al servicio de unas composiciones, 10, cuya música y letras, marcadas por una exultante presencia de imágenes, si algo denotan es unidad. Cosidas por la característica voz de Romero, ser uña y carne las mismas, fruto de mágicos chispazos aderezados por la pasión y el habitual ingenio del genio y figura de Berriozar.

    Proyecto personal que no ‘en solitario’ –así pues-, No soy de nadie es, ante todo, un CD con alma y latido propio; catártico por momentos, un disco hecho con el corazón y con las tripas. Una retrataura o radiografía sonora de Kutxi lejos de coraza alguna. Sin herrajes ni tapujos, dando rienda suelta Romero al niño grande que lleva dentro. Haciéndolo como el consumado maestro que es a la hora de navegar en cualquier mar, con independencia de cómo esté la marea: de todos es sabido que identidad y ADN no se pueden borrar.

    No soy de nadie, en resumen: un trabajo de lo más electrizante desde su inicio, con Vengo del Mercado (composición autobiográfica que muestra a Kutxi a corazón abierto; inmejorable tarjeta de presentación) hasta No me beses en la boca, con la frase que le da título cerrando la canción: lapidaria declaración de principios que, con Kutxi tal vez dejando entrever querer ser de todos, hace bueno título y contenido de un disco… de 10. Y no solo por el número de canciones que contiene. Kutxi, para quitarse el sombrero una vez más.

J. Óscar Beorlegui